Entradas

Mostrando entradas de febrero, 2014

Amor en gestos cotidianos

A pesar de los contrastes y contradicciones que la vida presenta –que enseñan una ingenua o idílica visión de la vida en la imagen estereotipada de los enamorados, junto a la más realista visión del amor, en todo tiempo, edad y circunstancia–, creo que en esta amalgama o reunión sigue siendo necesario para la vida seguir pensando en el amor y seguir sintiendo con amor.
Que nuestras emociones conduzcan un poco de amor por las venas y vean al amor como algo más que una emoción pasajera, juvenil, circunstancial, efímera.
El amor tiene también fiestas, puede ser la fiesta de San Valentín, o puede ser la fiesta anónima que dos personas que comparten sentimiento, se dan la una a la otra, como un mutuo regalo, en una celebración privada.
Una fiesta privada donde el amor tiene puerta franca para entrar y salir por todas las ventanas. Y qué poder tiene la publicidad que se instala en las vidas humanas, quedándonos más –en el recuerdo colectivo- con los hechos publicitarios que con los gestos …

Sueños de amor

Cuando los sueños no tienen un nombre o un documento de identidad, en tal caso, sueño con la persona adecuada.
Tener sueños o no tenerlos, es una opción personal. Quien quiere tener un sueño, lo tiene. Quien no quiere tenerlo, no lo tiene.
Los sueños pueden ser fantasía o imposibles o pueden ser sueños inteligentes, más prácticos, más reales y más acordes con la realidad. Soñar es distinto según cada persona. Unas personas sueñan con todas las bases construidas sin realidad práctica y otras personas son más amantes de soñar con sueños posibles, con sueños realizables.
Cada persona es un mundo y es casi un hecho de suerte o de puro azar encontrar a la persona adecuada con la que establecer una práctica y un proyecto común de vida. Siendo como es un hecho que solamente necesita de sinceridad, comunicación, diálogo, no es un hecho tan fácil como queramos verlo. Te puedes pasar toda la vida sin encontrar a esa persona y de repente un día la encuentras y crees que has hecho nada para enco…

Progresía y democracia

Leí en la prensa local que la Harley Davidson que regalaron al Papa Francisco, se vende por 210.000 euros. Y que una cazadora de cuero, firmada por Francisco I, también se vende por 50.000 euros.
Me parece una noticia irrelevante para los tiempos que vivimos. Pero la televisión y la prensa están llenas de noticias irrelevantes. No me importa cuando estamos hablando de una empresa de comunicación privada. Cada cual es libre de hacer con su empresa, dentro del marco legal, lo que le dé la gana. Pero lo que me llena de indignación es que esto se haga en la televisión pública.
En las televisiones públicas. Ha sido la verdadera costumbre nacional de España y ha sido verdaderamente vergonzante. Usar los medios de comunicación públicos para propagandas que no guardan relación con la realidad del país y de la población. Me remito a la cultura democrática de otros países. Gran Bretaña y Francia tienen cultura democrática. Los países nórdicos tienen cultura democrática. Los países mediterráneo…

El mundo de las relaciones

El mundo de las relaciones es fascinante, el cual no solamente lo centro en relaciones humanas sino en todo el espacio interrelacional de conjunto. Es decir, comunicarse con las personas, comunicarse con los animales o con las plantas, comunicarse con la naturaleza viva, en estado puro, con toda su compleja antigüedad y con todo su cambio climático.
Pero, fijándome ahora en la humanidad, es verdad que existe un lado violento, conflictivo, dramático, en el conjunto de la relación humana. Los innumerables ejemplos que salpican de malos ejemplos la vida humana.
Pero todos esos malos ejemplos no menoscaban, no oscurecen el otro lado humano de la relación, en el que podemos conmovernos y emocionarnos por cómo son nuestros semejantes. Conmovernos ante la sabiduría de un anciano, el amor entregado de una madre o de un padre, el romántico corazón de un adolescente, las innumerables pruebas de buena conciencia, de tener buenos sentimientos dentro del cuerpo y de ponerlos en práctica.
Creo que…